Capilla del Plumerillo

En la casa que la familia Segura poseía en El Plumerillo, existía un oratorio de cuyos oficios religiosos participaban el general San Martín y sus oficiales. Más tarde se construyó una capilla en un terreno que medía veintiséis varas y un cuarto de frente por cuarenta y dos varas y cuarto de largo. La construcción era de adobe con cornisas de ladrillo y techo de Bóveda. Poseía un coro cerrado con baranda de hierro. El altar mayor estaba realizado en ladrillo y yeso con su mesa y nicho para el Sagrado Corazón de Jesús.