El rendimiento de los alumnos primarios de Mendoza mejoró 0,42% respecto a 2016

aula18.741 estudiantes fueron al período complementario de marzo al finalizar el ciclo lectivo del año pasado, mientras que 8.114 deberán transitar esa instancia, luego de terminado el cursado escolar de 2017, para pasar de grado.

La Dirección de Educación Primaria, de la Dirección General de Escuelas, presentó un relevamiento comparativo interanual de rendimiento de los alumnos del Nivel, y los resultados arrojaron una mejora provincial en aquel del 0,42% en relación a 2016.

En ese aspecto, 8.114 estudiantes, de una matrícula general de 187.463 alumnos, deberán ir al periodo complementario de marzo del año que viene, lo cual representa un porcentaje de chicos con dificultad para alcanzar la correspondiente promoción de 4,32%, mientras que, finalizado el ciclo lectivo 2016, 8.741 alumnos, de una matrícula general de 184.111 estudiantes, tuvieron que recurrir a la instancia complementaria de marzo de 2017, número que demarca que el porcentaje de niños con dificultad, en ese entonces, para pasar de grado, fue del 4,74%.

Cabe destacar, asimismo, que esa mejora visible en el rendimiento del 0,42% resulta aún más representativa teniendo en cuenta que la matrícula general de alumnos primarios de Mendoza tuvo un incremento en 2017 de 3.352 chicos respecto al año anterior, y que los informes se realizan en el mes de diciembre para tener un comparativo anual, aunque las estadísticas indican que el porcentaje de chicos con dificultad para conseguir la promoción se reduce en marzo a cerca del 2%, ya que en ese mes aprueban la mitad de los estudiantes que llegaron al periodo complementario.

No obstante, ese 4,32% de alumnos que tuvieron dificultad en 2017 para alcanzar la promoción al grado siguiente, supera al 4,25% obtenido en 2015, cuando 7.729 chicos de 181.489 estudiantes que componían la matrícula general durante aquel año se vieron obligados a llegar al período complementario transcurrido en marzo de 2016, cifra que si bien demuestra un retroceso del 0,07% en el porcentaje de niños con dificultad para promocionar respecto a dos años atrás, también deja en claro que, en ese lapso de tiempo, se aumentó el nivel de exigencia para pasar de grado en las escuelas primarias de la provincia, en base a lo cual tuvo lugar la mejora descripta de 2017 con respecto al año pasado.

“Más allá de que la mejora en el porcentaje de niños con dificultad para pasar de grado es pequeña, lo que resulta contundentemente positivo es la incorporación de los chicos a la escuela primaria entre 2015 y 2017, ya que lo que nos interesa de manera real es que los niños no solo estén matriculados sino también que asistan y permanezcan en la institución educativa”, expresó Patricia Charamonte, directora de Educación Primaria.

En consecuencia, las líneas de acción implementadas desde la Dirección de Educación Primaria en 2017 incluyeron:

– Continuar con la vigencia de la Resolución Nº 629-DGE-16, para garantizar la permanencia de los alumnos en el sistema educativo.

– Mantener las 3.300 horas creadas y destinadas a los gabinetes psicopedagógicos provinciales, con el objeto de fortalecer las trayectorias escolares.

– Facilitar a todos los estudiantes de Nivel Primario de Mendoza material bibliográfico impreso, destinado a apoyar las trayectorias escolares.

– Implementar en la totalidad de las escuelas primarias el Programa “Mendoza Educa”, con el objeto de atender las necesidades específicas y relevantes de cada institución.

– Capacitar a la totalidad de los docentes en servicio en Planificación por Capacidades, Estándares de Lectura, Lengua, Literatura y Cognición, Lectura en Matemáticas y Ciencias Naturales, y Evaluación Integral, a través del Programa Nacional de Formación Situada.

– Poner a disposición de las bibliotecas escolares libros para fortalecer la lectura.

– Implementar el sistema GEM para el seguimiento de las inasistencias de los alumnos, y con el objeto de agilizar la gestión de los equipos directivos.

–  Fortalecer la propuesta de Jornada Extendida, al redistribuir las horas asignadas, y reorientar la mirada pedagógica para garantizar aprendizajes de calidad, haciendo hincapié en “el oficio de ser estudiante”.

– Realizar seguimientos continuos a través de evaluaciones censales y muestrales sobre la unidad pedagógica, debido a que este tramo de la educación primaria presenta mayores indicadores de dificultad, en lo que refiere al rendimiento.

– Completar la entrega de Aulas Digitales Móviles (ADM) a la totalidad de las escuelas primarias de Mendoza.

Fuente: Prensa DGE