Se entregaron cuadernillos al nivel inicial para trabajar sobre patrimonio sanitario

ISCAMEN_foto chiquita 2Los niños y niñas de sala de cuatro y cinco años contarán con un material adaptado a su nivel para abordar temas sobre del ingreso de plagas que afectan la producción de frutas y verduras.

 La Dirección General de Escuelas junto al ISCAMEN entregaron cuadernillos destinados a niños y niñas del nivel inicial para trabajar sobre el cuidado agroecológico, con el objeto de sensibilizar a las nuevas generaciones sobre la importancia de cuidar el patrimonio sanitario de Mendoza.

 Esta iniciativa surgió por la necesidad de concientizar del control de plagas en sistema productivo local. Por ello, desde la dirección de nivel Inicial  de la DGE y junto al Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza, (ISCAMEN), han desarrollado distintas propuestas pedagógicas con el objeto de abordar integralmente la temática.

Una de las propuestas mediadas es el cuadernillo “Chiquita, la perra que ayuda a comer fruta sana” y “Biocontenedores”.

El coordinador de capacitación del ISCAMEN, Rubén Mellado,  explicó que Mendoza por sus condiciones geográficas y su ambiente existe una presión de plagas cuyo control es factible mediante el desarrollo de técnicas y  herramientas que  generen el menor impacto posible al ambiente. “Por ello, como organismo encargado de la protección fitosanitaria local, tiene entre sus objetivos coordinar políticas y acciones para lograr ese objetivo y es fundamental coordinar con los distintos organismos del estado para trabajar de manera integral estos temas”.

“La articulación entre ISCAMEN y DGE se orienta a la formación de los niños y las niñas de Mendoza en problemáticas asociadas a las actividades productivas de la provincia. ISCAMEN es el organismo provincial encargado de velar por la protección del patrimonio agroecológico; para este propósito el componente cultural y educativo es altamente significativo” concluyó Mellado.

La directora de Nivel Inicial de la DGE, Adriana Rubio explicó que a través de la participación en diferentes etapas del trayecto escolar se pretende generar capacidades en los estudiantes, así como la adopción y socialización de prácticas orientadas a este objetivo. “Es por ello que este año se han distribuido a través de nuestra  dirección, 30 mil ejemplares del cuadernillo educativo “Chiquita… La perrita que ayuda a comer fruta sana”.

ISCAMEN_foto chiquita“El mismo es un cuadernillo para colorear elaborado para niños cuyas edades oscilan en el rango de 4 a 6 años, que brinda a docentes y padres  un material sencillo y ameno para conocer y comprender  la manera en que la provincia se protege del ingreso de plagas que afectan la producción de frutas y verduras, al tiempo que favorece a los niños a desarrollar habilidades de pre-lectura” dijo Rubio, quien explicó que “En esta primera instancia se han elegido aquellas escuelas que estén cercanas a las zonas donde ISCAMEN interviene para el control de plagas, pero después se va a extender a todos los jardines de la provincia”

“Las actividades propuestas en el material distribuido por la DGE permiten a los docentes trabajar las funciones de secuenciación a través del relato de la historia y ubicación de partes de la misma en un rompecabezas. También se trabaja la coordinación perceptivo-motriz y la asociación de estímulos perceptivos en conexión con acciones cotidianas” analizó Rubio.

El material se basa en la historia de “Chiquita”, una perrita que forma parte del cuerpo de canes que trabajan en el Sistema de Barreras Sanitarias de ISCAMEN. Estos canes están entrenados para detectar frutas y hortalizas, que quieran ser introducidas de forma oculta en vehículos que transitan por los controles de acceso a Mendoza.

Además, el proyecto sugiere actividades áulicas complementarias como preguntar a los niños si han viajado fuera de la provincia y la asociación del viaje  a la historia de “Chiquita”, consultar qué frutas consumen en sus hogares y qué árboles frutales conocen, así como  realizar un día de merienda especial con frutas de estación

El Sistema Integral de Control Sanitario de ISCAMEN tiene como objetivo proteger la producción mendocina impidiendo el ingreso de frutas y hortalizas que pueden introducir nuevas plagas o la reinfestación de aquellas que se pretende erradicar como la mosca del Mediterráneo o la polilla de la vid.

Biocontenedores;  proyecto territorial de sensibilización y concientización

Luego de trabajar el tema de la protección del ingreso de plagas agrícolas en las Salas de 5 años, la problemática es retomada en sexto grado donde los estudiantes de la provincia desarrollan el proyecto “Biocontenedores”.

El programa, apuntado a estudiantes de sexto grado, permite abordar la problemática de la mosca del Mediterráneo en el entorno áulico, especialmente en el área de Ciencia Naturales, pero abierto al abordaje en diferentes áreas del conocimiento.

Con el objetivo de incentivar la transferencia de saberes, conocimientos e información y generar conciencia en los estudiantes mendocinos y sus familias, respecto de la necesidad de preservar el patrimonio fitosanitario de Mendoza, el ISCAMEN ha generado una herramienta innovadora para el conocimiento de los insectos y el sistema de reproducción a través de ejemplares esterilizados de mosca del Mediterráneo como objetos de estudio.

Transversal a ello, se brinda el marco de los motivos que justifican el control de esta  plaga y su importancia para la economía local.

Estos BioContenedores son cajas de cartón que contienen pupas o capullos de moscas del Mediterráneo esterilizadas, producidas en la Bioplanta de insectos estériles de ISCAMEN. Están impresos con información e instrucciones para su utilización y cuentan con una ventana de visualización para que los estudiantes realicen un proceso científico de seguimiento, observación y aprendizaje del ciclo biológico de estos insectos. Posteriormente, cuando se produce el nacimiento de las moscas de los frutos, los estudiantes las liberan al medio ambiente como herramienta de control para la plaga.

La experiencia cuenta con una fuerte adhesión en la comunidad educativa,  lo que se ha visto en el incremento de visitas escolares a la Bioplanta de Santa Rosa, complementado y dimensionando los saberes adquiridos en el entorno áulico, con un recorrido por la fábrica de insectos que dispone la provincia.

Antes de que los Biocontenedores lleguen a los niños mendocinos, se desarrollan diversas instancias de capacitación para los docentes. Este año participaron  1580 docentes de  escuelas públicas y privadas.

Pedagógico, creativo  y de fuerte impacto social, el proyecto ha crecido año a año permitiendo su consolidación y su perfeccionamiento. Además, ha puesto en  valor el patrimonio agroecológico de la provincia de Mendoza en los centros urbanos de Mendoza.

 

Realidad aumentada como complemento al aprendizaje vivencial

A fin de reutilizar el Biocontenedor e incorporar las TICs,  se desarrolló en 2018 una Aplicación de realidad aumentada (App) que contiene información tanto para docentes como para estudiantes y que fortalece la utilidad del material entregado y fortalece el proceso científico y de divulgación que realizan los estudiantes una vez que reciben los BioContenedores.

A través de la App, los estudiantes pueden visualizar el ciclo biológico de la mosca del Mediterráneo desde un desarrollo virtual que permite observar el insecto desde diversas perspectivas. Esta técnica, conocida como Realidad Aumentada, conjuga la realidad virtual y física en un mismo entorno.

La App es gratuita, y está disponible  para las tiendas de los sistemas operativos Android e IOS.

Visitas educativas a la Bioplanta

Como complemento al aprendizaje vivencial producto del proceso de investigación y desarrollo científico del proyecto, colegios de Mendoza han visitado las instalaciones de la Bioplanta Santa Rosa como cierre a la propuesta educativa.

La arquitectura de la Bioplanta Santa Rosa fue pensada originalmente para la visibilización del proceso productivo, por ello cuenta con un puente de visualización. La lejanía siempre condicionó esta posibilidad.

A partir del Proyecto BioContenedores diversos establecimientos educativos recorrieron el proceso.  Estas salidas educativas, no sólo complementan el saber adquirido en las aulas sino además dimensionan las tareas y la particularidad de una fábrica de insectos.

Los 5 años recorridos por el proyecto, han implicado un crecimiento exponencial de los colegios interesados en conocer la particularidad de la Bioplanta de producción de insectos.  Al momento  más de 2650 estudiantes han arribado a las instalaciones, como así también diversas universidades, provinciales como nacionales, incluyen a la misma como destino educativo.

Fuente: Prensa DGE


Boton - materiales interes

GIF-BIOCONTENEDOR banner

Publicado en www.mendoza.edu.ar - Por posibles modificaciones y/o actualizaciones, consultar sitio de origen