Search
Generic filters
Search
Generic filters
Search
Generic filters

240 escuelas recibieron tutores de Nivel Superior para acompañar trayectorias debilitadas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Gracias a “Volvé a la Escuela» (Línea 7), estudiantes avanzados y docentes noveles realizan tutorías a alumnos de niveles Primario y Secundario. El programa comenzó en junio y se extenderá hasta fines de noviembre.

En junio dio inicio el ciclo 2022 del Programa “Volvé a la Escuela” (Línea 7) con 250 docentes noveles y estudiantes avanzados de Nivel Superior de profesorados de Matemáticas, Lengua, Inglés, Ciencias Sociales y Naturales, que ya empezaron a trabajar en 240 escuelas de niveles Primario y Secundario de toda la provincia, para brindar apoyo como pareja pedagógica de docentes frente a un aula y tutorías particulares y grupales a los alumnos que poseen trayectorias debilitadas y requieren asistencia.

El programa se implementó en 2021, y este año se renueva para continuar fortaleciendo los procesos de enseñanza y aprendizaje, y, así, el regreso al sistema educativo de los y las estudiantes que interrumpieron sus trayectorias pedagógicas total o parcialmente durante la pandemia de COVID-19. Impulsado desde Nación, se articula en Mendoza gracias al trabajo conjunto del Ministerio de Educación de la Nación y la Dirección General de Escuelas.

Participan 240 escuelas primarias y secundarias, en las que se incluyen secundaria orientada, secundaria técnica y colegios privados de toda la provincia, seleccionadas en base a la cantidad de estudiantes en niveles insuficientes del censo de fluidez lectora, cantidad de alumnos que adeudan espacios curriculares y el Índice de Vulnerabilidad Escolar de cada establecimiento.

“Volvé a la escuela” llega a las escuelas gracias a la labor de los becarios, docentes noveles y estudiantes avanzados de los últimos años de profesorados, que acceden a su primer trabajo gracias a la iniciativa, lo que favorece su formación a través de prácticas formales, a la par que reciben una beca estímulo por su desempeño.

Para las instituciones los becarios son de gran utilidad, ya que su figura se convierte en un recurso que complementa y refuerza la labor de los docentes, al trabajar junto a ellos como parejas pedagógicas frente al aula, y acompañar a los estudiantes con trayectorias débiles que requieren apoyo, en forma grupal e individual, en lo que concierne a comprensión y fluidez lectora, matemática y operaciones básicas, alfabetización y áreas específicas en las que se requiera asistencia.

Fuente: Prensa DGE