Search
Generic filters
Search
Generic filters
Search
Generic filters

La escuela Heriberto Baeza cuenta su gran experiencia con las Tertulias Dialógicas Literarias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Las TEDI, que cuentan con el apoyo de CIPPEC, INFoD y el Instituto Natura, son una invitación que hoy abarcan a más de 2.000 escuelas argentinas con una nueva forma de pensar el vínculo entre la lectura y la oralidad áulica.

Existen distintas concepciones que fundamentan las variadas prácticas de lectura que tienen lugar en el sistema educativo. En Argentina, la implementación de las Tertulias Dialógicas Literarias (TEDI) en más de 2.000 escuelas del país instaló una nueva forma de pensar el vínculo entre la lectura y la oralidad en las aulas.

En Mendoza, la Coordinación General de Educación Superior (CGES), de la Dirección General de Escuelas, lanzó durante el ciclo 2020 esta instancia única de aprendizaje, disfrute y consenso que cuentan con el apoyo de CIPPEC, INFoD y el Instituto Natura.

Las TEDI se consolidaron como una política pública, comenzando con una prueba piloto para luego insertarse y escalar a más instituciones. El objetivo de la entrevista a la directora de la escuela 1-058 “Heriberto Baeza”, de Rivadavia, fue describir, a través de la concepción teórico-pedagógica que fundamenta la práctica de las Tertulias Dialógicas Literarias, una experiencia realizada en nuestra provincia, para conocer la dinámica de este dispositivo a partir de la voz de los directivos, docentes y alumnos que la experimentaron.

Se trata de una propuesta pluralista porque están dirigidas a diferentes actores del mundo educativo, y han demostrado que son de efectiva implementación institucional en un corto plazo. Las TEDI están abordadas desde la característica antropológica del diálogo con nuestros semejantes  y con nosotros mismos, lo que promueve tanto el afianzamiento de las comunidades de aprendizaje estratégico, como el fortalecimiento de la subjetividad.

Esta iniciativa se reedita durante el ciclo 2021, en experiencias con docentes y estudiantes. La lógica TEDI consiste en que los participantes, habiendo leído el texto sugerido por el moderador (textos clásicos de la literatura universal que continúan interpelando), puedan seleccionar un fragmento breve, unos versos o frases que los motive, les llame la atención, los conmueva, les resuene. Luego, durante la tertulia, quien modera establece turnos para que los participantes puedan compartir lo seleccionado y argumentar su elección. En este marco, la directora de la escuela Baeza, Mónica Casanova brindó una entrevista para contar su experiencia.

La directora de la escuela Baeza, Mónica Casanova, junto con las docentes Yanina Paola Fernández, de 1° grado, Carina Aguilera, de 3° grado, y Roxana Orace de 6° grado, implementaron esta dispositivo de lectura dialógica durante el mes de junio.

Utilizaron para ello textos clásicos como Don Fresquete y La vaca estudiosa de María Elena Walsh, así como El guiso de hacha, cuento popular.

¿Qué impacto crees que tiene esta experiencia de Aprendizaje Dialógico en la dinámica institucional?

Esta experiencia de Aprendizaje Dialógico es muy positiva para la dinámica institucional, porque permite que circule la palabra a través de la lectura de un texto. Favorece el intercambio, es cooperativo, solidario, democrático permite la inclusión, equidad. Favorece la creación de sentido personal y social.

¿Qué genera la literatura en vos como docente?

La literatura me abre la cabeza a conocer nuevos mundos, a conocer distintos puntos de vista, me invita a vivir otras historias adoptando el rol del personaje con el que me identifico. Es vida, es sentimiento, emoción, conocimiento. Como docente estimular el gusto por la literatura es muy placentero porque incentiva al estudiante a descubrir nuevos mundos, estimulas emociones y un sin fin de aprendizajes para la vida.

¿Qué emociones te despierta la realización de esta dinámica por parte de los chicos?

Cuando se propone el trabajo con las Tertulias dialógicas literarias, produce satisfacción en el docente, porque observa como el niño se apodera del uso de la palabra y le permite expresar su sentir, sus emociones, decir su punto de vista, criticar. El desarrollo de esta actividad estimula emociones positivas tanto en el niño como en el docente, ya que este escenario favorece el aprendizaje y el intercambio.

¿Cómo recibieron esta actividad los chicos?

Los alumnos recibieron con agrado esta propuesta porque podían expresar lo que interpretaban del texto con total libertad sin ser evaluados, corregidos o interpelados. Se sentían libres de poder decir lo que interpretaban de lo leído.

¿Qué te aportó como docente la estrategia de las Tertulias Dialógicas para la gestión de tus clases?

Como docente pude ver que es un excelente recurso para poder conocer al estudiante, poder conocer lo que siente, piensa y reconocer sus saberes. Es una buena actividad para aprender a escuchar y respetar el turno de la palabra, trabajar la expresión oral, la comunicación.

¿Qué tres fortalezas podrías identificar que tienen las Tertulias Dialógicas Literarias?

Las fortalezas que puedo identificar en las TEDI son que permiten estimular el gusto por la literatura; posibilitan compartir con mis pares la interpretación del texto en libertad, y aprender a escuchar y respetar lo que piensa mi compañero.

Es tan bueno implementar las TEDI que esta actividad ha sido propuesta en el Proyecto MENDOZA EDUCA y en el Proyecto de Lectura Institucional.

¿Qué te impulsa a promocionar la lectura literaria? ¿Qué beneficios pensas que propicia en los estudiantes?

Desde los distintos roles que cumplí en el sistema educativo, siempre estimulé el gusto por la literatura. Desde siempre he generado proyectos para trabajar con la biblioteca escolar ya que, como todos sabemos, leer favorece la concentración y la empatía. Alimenta la imaginación, modifica el cerebro. Enriquece la cultura, mejora el lenguaje. Es muy bueno saber disfrutar y divertirse con un buen libro. La literatura es un precursor de la alfabetización. La literatura nos permite disfrutar, imaginar, conocer, estimula la curiosidad.

Fuente: Prensa DGE