Search
Generic filters
Search
Generic filters
Search
Generic filters

Se presentó el libro Cuentos de nunca acabar con un final feliz

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Se trata del primer libro infantil de la escritora rivadaviense Fernanda Bustos editado por el municipio. La ilustración estuvo a cargo de Ornella Boschi y la editorial es “Tinta de Luz”.

El viernes, en el Teatro Encio Bianchi del departamento de Rivadavia se llevó a cabo la presentación del libro “Cuentos de nunca acabar con un final feliz”. En el evento estuvieron presentes el intendente Miguel Ángel Ronco, la directora de Educación Inicial de la DGE, prof. Adriana Rubio; la directora de Cultura, Educación y Turismo, Silvana Francese y directoras de jardines maternales nucleados y exclusivos del departamento, quienes recibieron ejemplares para las bibliotecas de sus establecimientos.

Con el objetivo principal de promover la literatura infantil desde la primera infancia, el municipio invirtió en la edición del primer libro infantil de Fernanda Bustos, quien presentó la propuesta a la Dirección de Cultura, Educación y Turismo. La ilustración estuvo a cargo de Ornella Boschi y la editorial es “Tinta de Luz”.

Según detallaron, se hará entrega de ejemplares a jardines maternales municipales y jardines de infantes del departamento.

Sobre el libro

Los cuentos de nunca acabar o cuentos mínimos, como se los denomina, son frases cortas que vienen de la tradición oral. Tanto el que narra como el que escucha disfruta de su simpatía y musicalidad, ya que son agradables y graciosos. Se utilizan para referirse a sucesos que se repiten una y otra vez y que dan la apariencia de que nunca van a dejar de suceder, pues resultan interminables. Por lo general formulan una pregunta que provoca una respuesta en el oyente, aunque esa respuesta nos es indiferente ya que el narrador comienza de nuevo diga lo que diga.

Estos cuentos pueden durar hasta que el narrador se aburra, o hasta que el niño se enoje (cosa que suele pasar con estos cuentos, porque son una especie de broma). Y es ahí, donde entra en esta historia, un final feliz. Con dos cuentos y una poesía que, después de jugar, se podrá contar a los niños para que disfruten de la literatura tradicional.

Fuente: Prensa DGE